jueves, 9 de febrero de 2017

EMPATÍA. CON LA MIRADA DE UN NIÑO. BLW

Cuando iniciamos la alimentación complementaria de los bebés entramos de nuevo en un caos de dudas, "¿Qué le doy de comer?", "¿cómo le ofrezco los alimentos?, ¿qué cantidad es la que debe comer mi bebé?, "¿y si no quiere comer, le obligo?". En fin es todo un bombardeo de preguntas a las que muchas veces lamentablemente no encontramos respuestas o son erróneas. Los pediatras sin lugar a duda siendo los especialistas en el cuidado de los peques son las personas indicadas para guiarnos, pero claro, si topamos ya con el pediatra que te dice que dejes de dar pecho porque ya no le alimenta o que si sigues con la teta el bebé no comerá el resto de alimentos, vamos es un choque y además de una grave falta de actualización.
 
Este no es un post sobre pautas a seguir, quiero dirigirlo de otra forma, quiero ponerle cara de niño o niña, quiero que por un instante nos pongamos en la piel de nuestros hijos cuando llega la hora de comer.
 
Hemos caído muchas veces en el error de ver a nuestros hijos como si fueran entes a parte, como una especie distinta a los adultos y no es así. Cada persona es un mundo, con gustos, preferencias, habilidades distintas y los niños no son menos por ser peques. Algo que me motiva de llevar a la práctica diaria la Crianza Respetuosa es lo que implica su nombre... RESPETO!. Permitirme escuchar y hacerme escuchar por mis hijos y no imponerme y hacer que me obedezcan cual robots. "No cojas al niño tanto en brazos que te tomará la medida", "que no duerma contigo porque luego no lo sacarás de tu cama", "no lo cojas cada vez que llore porque luego se acostumbran", "si lo dejas llorar al final se terminará durmiendo y así tú podrás descansar" y como estas frases un sinnúmero más, todas ellas sin base alguna, antinaturales, contradictorias y que van sin duda en sentido contrario del instinto materno y paterno que nos hace pensar que no es lo que queremos hacer, "no me siento bien dejando a mi hijo llorar desconsolado", "no puedo batallar con mi hijo para que coma".



 
Si creemos que los bebés son tan listos como para crear un plan maquiavélico para mantenernos a su merced con solo llorar, porque la misma regla de tres, serán lo suficientemente listos para decidir qué y cuánto comer...NO? Que tengo que decidir yo como adulto cuánto es lo que su estómago es capaz de recibir?. Los niños son listos, claro que sí y si les permitimos demostrarlo nos lograrán sorprender con cada hazaña conseguida.
 
Imagina que estás en un restaurante, llega el camarero y te dice que hoy comerás pollo.
-"Oiga pero a mi me apetece pescado"
-"Lo siento señora pero hoy come pollo y además tiene que ser medio pollo"
-"Pero si yo no puedo comerme medio pollo"
-"Pues es medio pollo o no come"
Mola? No!!!!
 
-"Cariño, muchas gracias la comida ha estado buenísima"
-"Pero no te comiste las judías"
-"Ya cari pero, no me apetece nada más"
-"Ah!! pues o te las comes o no ves tu partido de fútbol"
Les parece normal? No!!!!
 
-"Cielo me voy a dormir"
-"No te has comido toda la cena"
-"Es que si como de más luego no dormiré bien"
-"Nada de eso, el doctor dice que tienes que comerte una ración de verduras, una de carne y una fruta"
-"Que me sentará mal!!"
-"Si el vecino se come lo mismo y duerme como un santo"
Pues como si el vecino se come un caballo!! No somos iguales!!
 
Simplemente hagamos el ejercicio, cambiemos estas situaciones y pongamos a nuestros pequeños de protagonistas. Seguramente no podremos tener una discusión tranquila, serán lloros, gritos, frustración, drama y más drama!!! . 



Repito mucho esto pero es que no puede tener más razón, Julio Basulto lo dice "Nuestro trabajo es poner a su alcance una oferta de alimentos saludables, en los niños está el decidir la cantidad y lo que les apetece". Porque pensamos que la hoja que nos da el pediatra fotocopiada millones de veces, incluso con letra de máquina de escribir mecánica (yo creo que mis hijos jamás verán una que no sea en museo jajaajaja), esa hojita que dice que TODOS los niños deben comer un triturado con media patata, un puñado de judías, media zanahoria y 20 gr de pollo; de verdad TODOS deben comer lo mismo, a TODOS les cabrá esta cantidad?.
 
La leche materna siempre antes de los sólidos, porque durante el primer año de vida es su principal alimento, lo demás es COMPLEMENTARIO (léase bien), solo complementa la leche, no la suple. De ahí partimos a ofrecer con paciencia y poco a poco, agregando alimentos nuevos uno por uno y por un promedio de tres días, así ir sumando tiempos de comida. Cuando el bebé diga basta, es basta!! y mira que lo dicen claro!. Todo esto aplica tanto para el Baby Led Weaning como para la alimentación con triturados, el respeto a su saciedad es la base para una armonía a la hora de comer. 
 
Cuando mencioné lo de poner a su alcance alimentos saludables es porque, vamos, un poco obvio, si les ofrecemos alimentos superfluos no podemos esperar que elijan antes otros alimentos, esto es cuestión de crear hábitos, de fomentar la alimentación saludable porque si como en otros post se los he comentado, si los niños se acostumbran a encontrar una nevera y una despensa con alimentos saludables, será lo de todos los días, lo más natural y bueno del mundo.
 
Entonces, cuando nos veamos en una situación difícil al momento de alimentar a nuestros peques, tomémonos un minuto y seamos empáticos, "me gustaría que me lo hicieran a mí?", "qué querría yo si fuese él". Cuando estamos resfriados o algo nos duele, no nos apetece comer, pues a ellos tampoco; cuando estamos enfadados, cansados, no nos interesa mucho comer; cuando alguien nos obliga a hacer algo, lo hacemos de mala gana y renegando; cuando se nos amenaza, rechazamos. Nuestros hijos TAMBIÉN!!

Importante: si detectas algún problema o tienes dudas, siempre, siempre consultar al pediatra. 
 
Permitirles jugar, descubrir, experimentar, reír, enfadarse; respetemos sus tiempos, seamos pacientes y empáticos. Les aseguro que las horas de la comida serán más divertidas y satisfactorias.



EL MUNDO SIEMPRE ES MÁGICO CUANDO LOS OBSERVAMOS CON MIRADA DE NIÑO 


No hay comentarios:

Publicar un comentario