martes, 19 de julio de 2016

DESNUTRICIÓN, Cómo se diagnostica?


Algo que veo preocupa mucho a los papás y mamás que deciden iniciar la alimentación complementaria usando Baby Led Weaning es que sus peques no coman los suficiente y pudiera existir la posibilidad de presentar un caso de desnutrición. Lamentablemente el concepto de desnutrición se utiliza de una manera muy superficial, como si fuera algo que se pudiera diagnosticar solo porque un niño no come; para determinar que un bebé o niño cursa con desnutrición debe tomarse en cuenta varios factores que ahora les explicaré.

El pediatra de nuestro peque siempre que acudimos a la consulta realiza una anotación en las tablas de peso y talla, para llevar un seguimiento periódico y así detectar cualquier eventualidad fuera de lo normal, así que él es quien determinará si algo debe considerarse como motivo de estudio. La palabra de nuestro vecino, la de la pollería, de la suegra o prima no tiene validez y menos si solo se basa en que el bebé no tiene las súper mollas o los mofletes a punto de reventar que ni los ojos del bebé se pueden ver; así que descartemos a estos como expertos en el tema.

Vamos a definir desnutrición como un proceso consecuencia de una alimentación inadecuada en cantidad y/o calidad, a esta la llamamos DESNUTRICIÓN PRIMARIA; o por enfermedades que desencadenen un balance negativo, en este caso se trata de una DESNUTRICION SECUNDARIA. Se considera retraso del crecimiento cuando el bebé o el niño deja de progresar respecto al ritmo esperado para su edad y a su progreso individual.

La valoración del estado nutricio busca:

-          Controlar el crecimiento y estado de nutrición del niño sano identificando las alteraciones por exceso o defecto.

-          Distinguir el origen primario o secundario

Cuando un pequeño observa el pediatra que presenta un estancamiento en su evolución tanto física como psicomotriz realizará los siguientes pasos para su valoración.

 
HISTORIA CLÍNICA

Obtendrá datos de la familia, el medio social, antecedentes personales sobre la gestación, el parto, hábitos alimenticios familiares, etc.

 
EXPLORACIÓN FÍSICA

Antropometría

Valora el tamaño (crecimiento) y la composición corporal del niño. Es muy útil siempre que se recojan bien las medidas y se interpreten adecuadamente. Estas medidas incluyen el peso, talla, perímetro craneal, perímetro braquial (brazo) y pliegue tricipital. Cuando ya se tienen estas medidas se interpretarán a través de percentiles y ciertas puntuaciones.

 
Velocidad de crecimiento y perfil de desarrollo

En este caso se trata de individualizar a cada bebé y niño, para valorar los cambios a medida que pasa el tiempo ya que una medida aislada tiene poco valor. Cuando hablamos de percetiles lo comenté, es motivo de observación un niño con percentil 50 que se estanca al igual que uno de percentil 90 que muestra un parón o descenso sin justificación aparente y continuada en el tiempo; de la misma forma comprobamos que hay niños constitucionalmente pequeños (percentiles bajos) que no causan preocupación siempre que la velocidad de su crecimiento esté conservada.

 Durante la exploración física del pequeño el pediatra observará cualquier dato que sugiera algún signo de enfermedad, como por ejemplo distensión abdominal, hepatomegalia y demás datos para determinar causas primarias o secundarias.

 
ANALÍTICAS

 Se deben seleccionar cuidadosamente. Habitualmente se precisa la hemograma, y bioquímica con metabolismo del hierro, cinc, prealbúmina, albúmina, inmunoglobulinas y función hepática.

 Como conclusión espero quede un poco más claro que la desnutrición no es cuestión solo de que en una visita al pediatra el niño no haya ganado peso o haya perdido algunos gramos, se debe tomar con calma y encontrar las causas antes de pensar en una desnutrición y empezar con las dichosas papillas a montones o complementos alimenticios que no son requeridos. Como lo ha repetido Julio Basulto (nuticionista, autor “Se me hace bola”) nosotros ponemos al alcance de los niños una oferta de alimentos saludables, ese es nuestro trabajo, ofrecer; y los pequeños determinan la cantidad en base a su saciedad. Es totalmente normal que un pequeño si ha pasado por algún resfriado, diarreas o cualquier otra enfermedad coma menos e incluso pueda bajar de peso, de ahí la importancia sobre todo en los lactantes de la lactancia materna o artificial en su defecto como su principal alimento durante el primer año, que si nuestro hijo por alguna razón rechaza la comida no desistamos, pero tampoco obliguemos, todos los aspectos de la crianza tienen una base, LA PACIENCIA Y PERSEVERANCIA; con ellas podemos conseguir lo que nos propongamos.
Pero algo quiero que quede muy claro, el pediatra es el especialista y en caso de diagnositcar un retraso de crecimiento, desnutrición o cualquier otro padecimiento es él quien determinará las acciones que deban llevarse a cabo. 
Espero sus comentarios y recuerden que pueden suscribirse al blog, seguirnos por Instagram, twitter o Facebook…. Que sigan las aventuras!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario