sábado, 28 de mayo de 2016

PERCENTILITIS AGUDA!!!

Imaginemos que estamos en el consultorio de un pediatra cualquiera como meros espectadores, vemos salir de la puerta dos tipos de rostros, el de los padres orgullosos y satisfechos porque les han dicho que su bebé está en el percentil 90!!. Como si de un test de IQ se tratara y obtuvieran el premio al bebé más listo y guapo del mundo; por el otro lado salen los padres con carita de tristeza  y preocupación porque su peque ni siquiera está en el percentil 50, o sea no es ni media tabla buuuu, está en el percentil 25!!! Tragedia griega.... 



Te identificas con alguno de los dos casos? Bien pues, tranquil@ que nada es lo que parece, solo sufres de PERCENTILITIS AGUDA... tenemos la cura.

Un percentil es un concepto estadístico y voy a tratar de explicarlo lo más claro posible. Los percentiles se obtiene de pesar a 100 niños SANOS (nótese que esta palabra está en mayúsculas) de la misma edad como muestra de la población, se enumeran del 1 al 100 siendo el 1 el de menor peso y el de 100 el de mayor peso; cuando se tienen todos los niños pesados se dividen en segmentos llamados percentiles (3,5,10, 25, 50, 75, 90, 97). La interpretación es simple, si nuestro bebé está en el percentil 25, quiere decir que hay 25 niños SANOS (muy importante recordar esta palabra) por debajo de él en peso. Si nuestro bebé está en percentil 75 quiere decir que hay 75 niños SANOS (INSISTO), por debajo de él en cuanto a peso. Podríamos pensar que si nuestro bebé está  a la cabeza e 75 niños en relación a su peso es que es todo un campeón y que si está en el percentil 25 hay 75 arriba de él y se está quedando atrás y... NADA MÁS LEJOS DE LA VERDAD!!!. El bebé que está en 75 no es más sano, ni el de 25 está enfermo, porque? PORQUE TODOS LOS PERCENTILES SE REFIEREN A NIÑOS SANOS. Espero haya quedado muy claro jijijiji.



Ahora bien, podemos considerar normal estar en el percentil 15 o en el 75. Para considerar algo como preocupante estamos hablando de un percentil 3, que aunque son niños sanos, el numero es mucho menor por lo tanto requiere estudiarse un poco más, pero podemos darnos cuenta que de 25 a 3 hay gran margen.

La importancia de estas tablas más allá el número, es la evolución del bebé, que se observe un aumento progresivo de su peso y talla. El tema debe cobrar importancia real cuando existe un estancamiento o una pérdida injustificada de peso. todos los peques pueden bajar de peso cuando atraviesan alguna enfermedad pero lo recuperan, cuando esto no sucede así, entonces también es motivo de valoración médica. Este estancamiento es igual de preocupante en un niño de percentil 15 que uno de 75.

Entonces a esto vamos, que si un niño es pequeño desde que nació puede mantenerse pequeño pero dentro de ese rango su crecimiento seguirá evolucionando. Si por factores hereditarios tenemos padres menudos o de baja estatura, no podemos esperar un niño gordo o alto. Es importante tomar en cuenta que los pequeños que durante la gestación tuvieron alguna restricción de crecimiento, serán sujetos a una observación más estrecha por parte de su pediatra y así comprobar que recuperen el peso y talla.

Cómo van esos síntomas de percentilitis? Mejorando? Bueno sigamos con el tratamiento a ver si nos curamos del todo.

Cuando iniciamos la alimentación complementaria pueden crecer aun más nuestro temores y dudas; si el bebé no come lo que creemos "suficiente" nos aterra que baje de percentil o que al contrario no suba y le quiten su medalla al mérito percentil 75. Dos cosas, recordar una vez más que durante el primer años de vida el alimento principal es la leche materna o la artificial en su defecto, es esa la que nos nutre; acabemos con los absurdos métodos de engorda (a lo pavo de navidad) metiendo cereales en los biberones o tazones de papillas para que así el bebé suba de peso. En un caso real de bajo peso o desnutrición será el pediatra que determine las pautas pero, como mencioné antes, esto no solo se diagnostica por un percentil bajo, hay más factores a tomar en cuenta.

Entonces esto va así, primero tomemos en cuenta los antecedentes hereditarios del bebé y los antecedentes obstétricos (prematuridad, restricción de crecimiento etc) después dejemos de usar la tabla de percentiles a nuestro antojo o creencia, dejémosla en manos del pediatra y nada más, porque ni es un certificado de excelencia, ni es un examen suspendido.

Respetemos siempre el apetito de nuestro pequeños, respetemos cuando se sientan satisfechos, esto es clave para una relación sana de los niños con los alimentos. No con esto quiero decir que dejemos de preocuparnos por su alimentación, ante cualquier duda siempre la recomendación es acudir al pediatra; lamentablemente podemos toparnos con el pediatra falto de actualización que nos dice que no ofrezcamos pecho antes de los sólidos porque sino el niño no querrá comer "comida" o que demos cereales en el biberón para que así engorde, en fin en la viña del Señor hay de todo, pero hay profesionales de la salud altamente capacitados y actualizados que nos aconsejarán como es debido, si llegan a toparse con alguno de los del primer caso, enviarlo a... mi blog jajajajaja o a las páginas de instituciones que seguro a ellos les serán conocidas como la OMS o la AEDP.

Creo que con esto concluimos el tratamiento anti PERCETILITIS AGUDA, que muchos presentamos dado las comparaciones entre bebés u opiniones de familiares, vecino y hasta el cartero jajajaja.

Si el niño juega, se ríe, disfruta, aprende, es diagnóstico seguro de un niño sano, sea 75 o 25 en percentil.

Sigamos disfrutando de la aventura de ver a nuestro peques descubrir sabores y texturas de los alimentos.


6 comentarios:

  1. Super post! A veces meten presión con este tema pero deberíamos tomárnoslo con calma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te haya gustado el post! Y así es, muchas veces es más la presión que la razón que haya en ello.

      Eliminar
  2. He dejado de leer al llegar a esta frase... "Para considerar algo como preocupante estamos hablando de un percentil 3, que aunque son niños sanos, el numero es mucho menor por lo tanto requiere estudiarse un poco más, pero podemos darnos cuenta que de 25 a 3 hay gran margen"
    ¿Preocupante? ¿Y que pasa con los niños que están en un percentil 97? ¿No es igual de "preocupante"? ¿Acaso abundan más los del percentil 97 que los del 3?... Y lo voy a dejar aquí porque podría hacer preguntas hasta mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por tu comentario, estás en toda la razón, he cometido el error de obviar el caso contrario que sería el sobrepeso y la obesidad, esto fue porque la mayoría de dudas o metidos surgen por el bajo peso o en este caso el bajo percentil pero cierto es que los casos de sobrepeso y obesidad son tan alarmantes como los contrarios.

      Eliminar
  3. Que gran post! Es muy importante tener en cuenta que un numero no hace a un niño mas sano que otro... pero a veces tomamos los percentiles como si de notas de cole se trataran... como somos los padres!

    ResponderEliminar
  4. Muchas veces aunque intentes mantener la calma son los propios especialistas los que te infunden miedo. Yo tengo mucha suerte con nuestro pediatra, mi peque está en percentil 13 en peso y siempre le quitó importancia y nos recalcó que el peque está sano y sigue una gráfica ascendente. Le hace las revisiones necesarias para ver que todo está en orden y listo. Muy buen Post, Itzel!!

    ResponderEliminar