viernes, 29 de enero de 2016

CAMBIAR HÁBITOS EN NIÑOS MAYORES

Hola, hola y hola!! Muchas veces hemos escuchado decir "cómo le quito las chuches a mi niño si le encantan", "es que no tengo tiempo para hacer desayuno fuera de un bollo y leche con colacao", " nunca le han gustado las verduras ni en pintura"; muchas más frases así de mamás y papás que por diversas circunstancias no ven la forma de modificar la alimentación de sus hijos y crearles hábitos más saludables. Pues bien este post es para aquellos que ya tienen niños mayores y que no escucharon en su tiempo sobre el Baby Led Weaning. 

NADA ES DE LA NOCHE A LA MAÑANA 

Empecemos por no ponernos el listón muy alto, si nuestro hijo está acostumbrado a una pieza de bollería de merienda o desayuno y le ponemos un tazón con frutas seguro lanzará una de esas miradas que tiene los peques tan dulce de "pero tú estás loca o que?" Jajaja; divide y vencerás dice la frase y puede funcionar, ir reduciendo el consumo de productos suprefluos, medio pieza de bollería y una manzana, dos rosquiletas y una mandarina podría ser un ejemplo. Nunca forzar. También podemos variar la presentación de los alimentos haciéndolos más divertidos y apetecibles!! Así que paciencia que se puede. 

OFRECER

Nuestra responsabilidad es poner a su alcance una oferta de alimentos saludables, si estos alimentos ocupan sitio en nuestras despensas, neveras y cocinas será algo de toda la vida, lo habitual. 

En cada comida ofrecer, dejar a su alcance las frutas, las verduras etc. A la hora de la comida acercar el bol o la cesta de fruta o llevar una bolsa con frutas o snacks saludables cuando salimos de casa. 

Otra idea que puede funcionar es que los peques participen de la preparación de las comidas y durante el proceso les demos a probar alguno de los ingredientes y así descubran los sabores, aromas y a su vez convirtamos esto en una actividad divertida. A los niños les encanta ayudar, le encanta agradar y sentir que mamá y papá los incluyen en las actividades. 

NO DISFRAZAR

No soy partidaria de disfrazar alimentos como las verduras en otros para que así coma algo, pero sí que podemos como antes mencioné que el peque participe de la preparación o realizar comidas más llamativas. Por ejemplo, a todos los niños les encanta la pizza, pues hacer una de vegetales pero que él observe como se prepara y al sentir que ha sido algo hecho por él seguro se anima a probarlo y lo disfruta el doble. 

EL EJEMPLO LO ES TODO

No podemos esperar que nuestros hijos coman sano y que disfruten de una dieta variada si nosotros no ponemos el ejemplo, esto es así, con qué cara le decimos "comete el calabacín" cuando nosotros desde los 6 años no lo hemos vuelto a comer!! Que las verduras nos la comemos si acaso en ensaladilla y durante Semana Santa Jajajajaja. Bueno ya en serio, el ejemplo es vital, si tu hijo te ve disfrutar, buscará imitarte, porque somos sus referencias. Hay una frase maravillosa de la Madre Teresa de Calcuta "No te preocupes si tus hijos no te escuchan porque te observan todo el día". No hay más que decir.

ES MÁS BARATO COMER SANO 

Con cronómetro en mano los reto a abrir una bolsa de rosquilletas y pelar un plátano... El tiempo no es excusa, nos toma el mismo tiempo entrar a la tienda y coger un paquete de galletas, que ir al frutero y pillar una mandarina y una pera y es más la segunda con ventaja de no tener que quitar la piel jijiji así que más rápido aún. En cuanto a lo económico, la comida basura es muchísimo, por goleada más cara que las verduras y frutas. Hacer unas galletas de avena con fruta no se compara en precio con unas galletas comerciales. Así que por donde lo vean, comer sano tiene mil ventajas por encima de la comida basura. 

Los cambios son difíciles, quitar malos hábitos a los peques y más si son mayores cuesta, pero esto es así, si queremos cambiar y mejorar, la paciencia será nuestra mejor aliada. Una vez más quitémonos de la cabeza esa idea de que si les quitamos las chuches les arruinamos su infancia, estamos procurando una gran infancia, juventud y vida adulta mejor. Que no vean nuestros hijos las verduras y frutas como castigos, está en nosotros mostrarles que no es así, que se puede disfrutar tanto o más que con los alimentos superfluos. 

Es como en los colegios, escuchar lo del "viernes de la fruta", se marca solo un día por si acaso a los niños les acaba gustando y la quieren todos los días? Jajajaja no debe ser un día, diario es la pauta adecuada. Los colegios deben poner de su parte para fomentar la correcta alimentación de los niños pero al final no podemos negar que todo empieza en casa. 

Mucho ánimo y recuerden LO ESTAMOS HACIENDO BIEN!.









2 comentarios:

  1. Me encantan las recomendaciones y me anima mucho para cuando vaya a comenzar. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si!! Hay que mantenerse positivo y recordar que todo es cuestión de paciencia. Nos tienes aquí para cualquier duda. Un abrazo

      Eliminar