jueves, 21 de enero de 2016

EL AZÚCAR, PORQUÉ NO, CUANDO SÍ, CUÁNTO? Alimentos no convenientesantes del año



La semana pasada hablamos de la sal y porque no es conveniente ofrecerla antes del año de edad y disminuir su uso después de este. Hoy hablaremos del azúcar, por qué no antes del año, cuando sí, cuánto, cómo sé si un producto es apto para mi bebé y de qué enfermedades su ingesta en exceso es factor de riesgo.

El azúcar es un carbohidrato, fuente de energía para el cuerpo, pero claro hay de carbohidratos a carbohidratos.

Existen dos tipos de carbohidratos:

Simples- que son aquellos que encontramos en azucares como la fructosa, lactosa, sacarosa y la glucosa.

Complejos: son las harinas y las fibras que se encuentran en los granos enteros y en los vegetales.

La diferencia entre ellos su velocidad de absorción. Cuando nosotros comemos, los carbohidratos son absorbidos en el intestino y de ahí procesados en el hígado convirtiéndolos en glucosa que proporcionará energía al organismo, pero en caso de exceso se almacenara en la grasa del cuerpo. Los carbohidratos simples se absorben mucho más rápido y los complejos deben descomponerse para su absorción.

Ahora de los carbohidratos simples hay algunos que podríamos denominar “malos”, son aquellos alimentos que contienen más del 5% de azúcares añadidas que solo proveen calorías vacías. Productos como galletas, pasteles, ponche e frutas, zumos, helados, leches azucaradas, refrescos, caramelos son algunos de ellos.

A cuáles podemos denominar carbohidratos “buenos” pues aquellos que nos aportan además de energía otros nutrientes, como los cereales de granos completos, el arroz, los panes de granos, las frutas y los vegetales.

En la lista de alimentos no convenientes antes del año, se encuentra el azúcar, las causas del porque no es conveniente es porque los bebés no necesitan esa azúcar añadida, además que su organismo aun joven debe aprender a procesar los alimentos y si agregamos “más carga” dificultamos este proceso. Otros factores son la aparición de caries y las fluctuaciones que podemos generar en sus niveles de glucosa en sangre.

Y entonces, ¿podemos ofrecer azúcar después del año?, si les dijera que no, qué opinarían. Una frase que uso con frecuencia “nadie extraña lo que no conoce”, con esto me refiero obviamente a los productos con azúcares añadidos, no a las frutas y verduras, esos productos que se anuncian para bebés y niños llenos de personajes que les invita a comer todo lo que esté a su alcance, como comenta Julio Basulto en su libro, Se me hace Bola, están expuestos estratégicamente en las estanterías de supermercados, en el lugar y altura correctos para que un pequeño los vea e insista en ellos. Productos con etiquetado engañoso, que basta con preocuparse de leer el etiquetado y que por más nombres técnicos que utilicen podemos observar que el 40% esos productos son azúcares añadidos. Alguna vez han revisado el etiquetado de yogures para bebés, zumos o cereales para papilla; por lo menos espero picarles la curiosidad y que en su próxima visita al súper lo observen. En los etiquetados encontrarán nombres como jarabe de maíz de alta fructosa, concentrado de zumo de fruta, sacarosa, glucosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, lactosa, miel, etil maltol y maltodextrina y todos significan…. AZÚCAR!!

Como les mencionaba no sería recomendable el consumo de azúcares en la dieta del bebé aun pasado el año, el adulto puede controlar su consumo pero para un bebé nosotros somos sus proveedores de alimentos, por lo tanto responsables de la calidad de los mismos.

Si buscamos bases de información en cuanto a la cantidad de calorías y gramos de azúcar necesita un niño (que a mi parecer está muy estandarizado porque cada niño es distinto), encontramos que 40 kilocalorías por cada 2,5 cm de altura es su requerimiento energético y 17 gr de azúcar al día el consumo MÁXIMO.

Productos para niños con alto contenido en azúcar que tal vez no imaginamos son las leches de fórmula, contienen un 28% y un 54% de sus calorías totales procedentes del azúcar, las papillas otro alimento estrella en los bebés contiene cantidades de azúcar que rebasa por mucho los niveles diarios recomendados, ahhh pero que chulo es el osito y conejito que sale en la caja.

Qué problemas se derivan del consumo excesivo de azúcar, principalmente la obesidad, es impactante como la obesidad infantil va aumentado de manera desorbitada, de ahí desencadena a más problemas cuyas consecuencias son de por vida, es el caso de la diabetes.

La caries dental otro padecimiento que acompaña al abuso de los azúcares y que hace importante su restricción asi como la higiene dental posterior en caso de consumirlos.

Un aspecto importante a tomar en cuenta es que los alimentos altamente azúcarados causan saciedad lo cual distorsiona la dieta de los pequeños, que rechazan a tomar otros alimentos al resultarles menos atractivos.

Todas estas consecuencias del consumo de azúcar, creerme no son para echar en saco roto, trato de entender la frase de “ay pero si no es para tanto”, trato de comprender porque veríamos horroroso un anuncio que ofreciera tabaco a niños, porque ese sabemos que es dañino para ellos, pero vemos hasta divertido uno donde se ofrece unas galletas que prácticamente la mitad de su composición es azúcar y pone en grave riesgo la salud de nuestros hijos. ¿Exagerada? Culpable me declaro pero creo firmemente en que está en nosotros como sus padres poner a su alcance una dieta equilibrada, sana y rica. La próxima vez que acudan a la compran tómense un momento para leer el etiquetado y decidir qué es lo más conveniente para sus pequeños.

Los bebés no reconocen un alimento “insípido” porque simplemente no saben que es, ellos están en proceso de aprendizaje, todo es nuevo, todo es una aventura y no requieren de sal ni azúcar para hacerla más deliciosa!!




2 comentarios:

  1. Debe ser muy difícil de entender...porque a mi la gente me cuestiona porqué no le doy (ni pueden darle) alimentos como galletas, bollería, helados...tiene 13 meses! Qué necesidad hay? Yo también sigo a Julio Basulto y me encanta su discurso ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es cuestión de lo que nos han metido en la cabeza tantos años, que las galletas forman parte de la dieta de un bebé, imágenes de bbs y niños que son felices si comen chuches o chocolates, al parecer no es rentable un niño comiendo una naranja Jajajaja, el dilema de siempre dinero vs salud. Lo malo es cuando gente cercana pone en duda tus decisiones pero al final se acostumbra uno a ser la "hippie" del barrio Jajajaja un abrazo.

      Eliminar