jueves, 27 de agosto de 2015

CONSEJOS NO ACONSEJABLES

Hola Aventurer@s!!! De vuelta en casa, como suelo decirle a mi marido, que bonito es viajar pero es más bonito volver a casa!! Pero claro con pilas recargadas y con toda la actitud. Mi entrada de hoy y otra más adelante vienen a razón de lo que me ha pasado en estos días fuera de casa visitando a familiares y como lo que en casa parece tan sencillo, a veces estando fuera de casa se  complica, sobre todo con esos "consejos" de cuidado.

Mi bebé es el primero de la familia tanto de lado de mi marido como mío, por lo que entenderán es el centro de atención. A partir de que iniciamos el BLW también se convirtió en punto de mira de todos, la cuestión es que cuando empezamos a comer es un constante "no tires", "cómete eso", "mira que gracioso" "Hey! Se atraganta", en fin todo un caos, sin duda es cuando peor come, pero poco a poco espero se acostumbre él y toda la familia. 

Bueno a lo que iba, los consejos aparecen desde el minuto cero que nace nuestro pequeño, consejos sobre lactancia, crianza, dormir etc., mi marido recuerda mucho un día que llevaba al bebé en el carrito y se puso a llorar, dice que si no pararon cuatro mujeres a decirle que tenía y que hacer fueron pocas jajajajajajaja. Muchos de estos consejos son con buenas intenciones, sobretodo cuando son de nuestra familia, porque además de nosotros, ellos también quieren lo mejor para nuestro bebé aunque lamentablemente a veces no sean acertados e incluso "nada aconsejables". 

"Por un poquito no le va a pasar nada"

Clásico, clásico que estamos comiendo y en la mesa hay algo que el bebé aun no ha probado o que no puede por que aun es pequeño, sobretodo suele pasar con las cosas dulces pero en casa de buenos comedores puede ser de todo y ahí es donde sale esa melodiosa voz que dice "ay pero mira que ojitos hace, se ve que quiere un poco de helado, dale un poquito que no pasa nada". Primero, no hace ojitos a nada, un bebé si nos viera comer piedras también quisiera llevárselas a la boca, uno no extraña lo que no conoce, entonces no es que bebé haya visto el helado, el jamón, la gamba, etc., y se le haya hecho agua la boca, simplemente quiere imitar y probar. Segundo sé que muchos dirán que soy muy exagerada y no sé si exagerada pero si precavida, pienso que mi hijo tendrá toda una vida para probar todo lo que le apetezca pero si este primer año es de adaptación que necesidad de "las probaditas", las cuales en una de esas de muy mala, malísima suerte le siente mal a bebé o presente alguna reacción adversa al alimento (alergias u otra). A ver está claro que en esto entra el criterio de cada mamá y que al final ella es quien decide si le ofrece esa probadita al bebé o no, en eso estoy más a favor, no del todo, pero preferible que sea consentimiento de la madre o padre que sea alguien "x" quien se lo ofrezca solo porque sí.

Hay un video en YouTube de un papá que le da una galleta tipo María a un bebé de menos de cinco meses, medio tumbado, por darle a probar y mira tu por donde el bebé comienza a atragantarse, el padre suelta la cámara y auxilia a pequeño, no pasa nada, logra arrojar el trozo de galleta, pero me explico no? Era solo una probadita...en un bebé que no estaba listo para comer. 

En el libro de Julio Basulto lo dice "no negar, no ofrecer". Si el bebé muestra interés y es un alimento que pueda comer, porque no es de los NO convenientes antes del año, es una oportunidad que no debemos desaprovechar pero insisto en que la mamá o papá deben estar de acuerdo en ofrecerlo. También está en pedir a nuestros familiares que no le ofrezcan los alimentos superfluos o que nosotros sabemos que no es momento para que consuman. 

"Yo lo hice con mi bebé y no pasó nada"

Es verdad, muchas veces hacemos cosas o probamos algo y todos tan tranquilos y normales, pero cuando una mamá busca un consejo fiable, ese "a mi no me pasó nada" o "a mi me fue bien" no ostentan seguridad. Jugamos con las probabilidades, los porcentajes, esos 99% de niños que nos les pasa nada pero ese maldito 1% que acecha por ahí. Volvemos a repetir, todos está en el criterio de cada mamá y papá pero ante la duda siempre será mejor un consejo profesional y basado en evidencia. Que obviamente la experiencia nos da muchas tablas, que hablamos de un 99% de experiencias buenas, que puede aportarnos ese plus para decidir hacer algo o no. Aún así es un consejo de cuidado para quien lo ofrece y quien lo toma, porque de no dar ese consejo a no darlo si hay diferencia; en cuestión a los alimentos, si no aconsejamos ese "a mi no me paso nada" tal vez tengamos un peque enfadado porque no se le dio aquello que quería, pero si aceptamos ese "a mi no me paso nada" y ME PASA!!! La consecuencia será de mayor relevancia que un bebé enfadado. 

"En mis tiempos se hacía así y míranos aquí seguimos"

Si está claro que habemos "sobrevivientes", que las cosas se han hecho de otras formas antes y el mundo sigue girando, pero sería absurdo negar que la ciencia avanza por algo, que lo que antes parecía tan normal ahora se ha estudiado que no era lo correcto, que no era la mejor opción. Qué era lo que había? También es cierto, que muchos padres hicieron lo que creyeron correcto y lo que sus posibilidades permitieron; pero eso no lo hace correcto tampoco. Me llega mucha gente a consulta preguntándome,  porqué ahora hay tanto cáncer, diabetes e hipertensión, si antes no había nada de eso, a lo que suelo preguntarles, "sabe usted de que murió su abuelo o bisabuelo?", "pues de mayor, de viejo, de muerte natural" es lo que suelen responderme; pues no, lo que sucede es que antes no se investigaban las causas, no se realizaban más estudios al respecto, la gente no sabe que había una enfermedad en la que  la glucosa elevada los iba acabando lentamente. La gente moría muy joven, ese es otro factor, por lo tanto no llegaban al rango de edad en el que con mayor frecuencia se presentan estas enfermedades y ahí salta otra cuestión, si todo era mejor antes porqué morían tan jóvenes? Porqué ahora vivimos más años?

Creo que me explico, otro ejemplo, los potitos y las papillas su verdadera historia, el porque aparecieron al igual que la fórmulas fue para alimentar a los niños en momentos de guerra, a tanto niño que quedaba huérfano y no había suficientes nodrizas para amamantarlos. Fue para evitar que murieran de hambre, no porque fuera mejor. Había que iniciar la alimentación complementaria antes porque no podrían tomar pecho y por lo tanto presentarían mas enfermedades carencia les.

Entonces si en los tiempos de quien te aconseja se hizo de tal forma y están bien, pues piensa que ahora con más avances estaremos aun MEJOR!!!! 

Estoy segura que más de una vez habremos escuchado uno de estos consejos y los seguiremos escuchando en más temas sobre nuestros hijos, mi conclusión es, abrir bien los oídos, pero no solo oír, escuchar es lo importante y de ahí procesar, usar la lógica, no responder de forma automatizada, que no sea una reacción heredada que solo sume errores a más errores. 

La decisión de como alimentar, criar y cuidar a nuestros hijos es nuestra y solo nuestra, defendamos ese derecho y respetemos a quien piensa diferente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario